¿Qué es el autismo?

Es un trastorno del desarrollo que persiste a lo largo de toda la vida. Se hace evidente durante los primeros 30 meses de vida y da lugar a diferentes grados de alteración del lenguaje y la comunicación, de las competencias sociales y de la imaginación.

Un niño con autismo suele presentar las siguientes características:

  • No entiende cuando lo llaman ni establece contacto ocular
  • Se aisla o tiene dificultad para relacionarse
  • No se integra a actividades de juego
  • A veces rechaza el contacto físico
  • Presenta problemas de lenguaje, tales como:
    • Ausencia de lenguaje
    • Ecolalia
    • Lenguaje estereotipado
    • Uso inadecuado de pronombres personales
  • Tiene tendencia a realizar hábitos repetitivos o ritualistas y hace berrinches cuando se le impide realizarlos o se introduce un cambio en los mismos
  • Algunos tienen una excelente memoria y muestran poseer un gran potencial cognoscitivo

Incidencia del autismo:

  • El porcentaje de nacimientos de niños con autismo ha variado mucho a lo largo de los años, dependiendo de la caracterización del espectro autista. El espectro autista abarca tanto a niños con un autismo muy severo como a niños con autismo muy leve, y a niños con Asperger.
  • Se encuentra en todo tipo de razas, etnias y clases sociales en todo el mundo.
  • No se conoce ningún factor en el entorno psicológico del niño como causa directa de autismo

Los síntomas incluyen:

  • El desarrollo de habilidades físicas, sociales y de lenguaje se ve afectado.
  • Respuesta exagerada a sensaciones. Cualquier combinación de los sentidos y sus respuestas están afectados: visión, oído, tacto, dolor, equilibrio, olfato, gusto y el modo en que el niño maneja su cuerpo.
  • El habla y el lenguaje no aparecen o retrasan su aparición a pesar de que existan capacidades intelectuales evidentes.
  • Relación débil o nula con personas, objetos o acontecimientos.

Trastornos asociados

  • El 80 por ciento de los individuos con autismo tiene un coeficiente intelectual inferior a 70, por lo que cumplen con el criterio para diagnosticar deficiencia mental.
  • Entre un 20 y un 30 por ciento de ellos presenta convulsiones desde la infancia o desarrolla epilepsia en la adolescencia.
  • Un 20 por ciento, tiene problemas visuales, y otro 20 por ciento, tiene problemas auditivos.
  • Las personas con autismo también pueden presentar parálisis cerebral o síndrome de Down.

¿Qué no es autismo?

  • Sordera
  • Esquizofrenia infantil
  • Retraso mental
  • Mutismo selectivo

Tratamiento de una persona con autismo:

  • Diagnóstico clínico
  • Evaluación psicológica
    1. Entrevistas(con el paciente o con los padres)
    2. Observación conductual
    3. Aplicación de instrumentos psicológicos
  • Elaboración del programa
  • Evaluación continuada
  • Revisiones

Hay muy pocas personas con autismo que tengan capacidades suficientes para vivir con un grado importante de autonomía, y la mayoría requieren una gran ayuda durante toda la vida. El estrés que el autismo genera en los individuos y sus familias puede también llevar al desarrollo de complicaciones sociales y psicológicas en todos los implicados. Sin embargo, algunos individuos autistas presentan talentos espectaculares en áreas particulares como las artes o matemáticas.

“Si quieres ayudarme, no trates de cambiarme, mejor proporcióname la dignidad de encontrarme en mis propios términos”.